NOTICIA ORIGINAL PUBLICADA EN HERALDO-DIARIO DE SORIA
La Universidad de Valladolid ha publicado en el perfil del contratante la adjudicación del nuevo edificio del Campus Duques de Soria por 4,2 millones de euros y un plazo de ejecución de 20 meses. El proyecto se licitó a finales del mes de septiembre del pasado año por 4,5 millones de euros –impuestos incluidos– y se presentaron siete ofertas. Finalmente, la firma elegida es la Unión Temporal de Empresas (UTE) formada por Arcor y la soriana Grupo Herce. Las obras comenzarán en cuanto se haya formalizado el contrato y se firme el acta de replanteo. El rector de la Universidad, Daniel Miguel, durante una visita a Soria el pasado 19 de enero, ya advirtió que el inicio de la intervención era inminente.

Una vez lanzada la construcción del edificio todavía queda pendiente la dotación del mismo, valorada en más de dos millones de euros. Inicialmente se había barajado la posibilidad de que la UVa contara con la colaboración tanto del Ayuntamiento de Soria como de la Diputación provincial. Miguel ya avanzó en su visita a la capital de la provincia que «esperamos tener alguna ayuda». Hay que recordar que la obra del nuevo edificio cuenta con cofinanciación por parte de la Junta, que aportará el 70%, y la UVa, que soportará el resto de la inversión.

En la descripción del proyecto se indica que el edificio se destinará a «investigación». «Su interior albergará tres zonas diferenciadas, zona de aulario como apoyo a los aularios existentes, zona de despachos y departamentos de profesorados y zona de laboratorios de investigación de Ingenierías». En este ámbito, el proyecto recoge que «la configuración formal del edificio responde a los condicionantes del entorno, zona de topografía pronunciada como balcón hacia la ciudad, con orientación de fachadas principales a noreste y suroeste». Además advierte que «se han establecidos criterios para su composición, que busquen las condiciones óptimas en cuanto a la captación solar-iluminación».

De forma más detallada apunta que «el edificio se gesta como la suma de dos volúmenes yuxtapuestos, uno de ellos de gran presencia y trazas orgánicas para albergar los usos más imperativos de investigación de la Escuela de Ingeniería, y otro volumen prismático que alberga los usos más convencionales de aulas, despachos, seminarios o reuniones». Cabe destacar que el edificio que alberga los laboratorios de Ingenierías «cuenta con acceso para vehículos y camiones con puertas ubicadas en ambos testeros».

Además, en el exterior de este volumen «se ubicará campas o explanadas que permitan la correcta maniobra y movimiento de los camiones, los cuales accederán a la parcela a través del vial interior de acceso al estadio». Otro aspecto interesante es que las fachadas «se abren» casi completamente «buscando la mayor iluminación de los espacios, pero al mismo tiempo se protegen de la radiación directa mediante vidrios con protección solar».